A seis meses de su partida: A NUESTRA MADRE FUNDADORA

Querida Madre:

Seis meses… que relativo es el tiempo… cuan lentamente puede transcurrir a veces y de qué manera vertiginosa pasa otras, sin darnos margen a reaccionar. Su partida nos sorprendió a todos. Su ausencia física nos sigue doliendo dentro, muy dentro, en el alma, allí dónde se escribe lo que nos marca, lo que toca a nuestro ser, lo que nos hace ser lo que somos, lo que nos hace reír o llorar de verdad, lo que nos hace crecer… allí dónde se guarda el tesoro de nuestra vida: el que presentaremos al Señor…

¡Cuán valioso debe haber sido ese tesoro suyo, Madre! ¿Recuerda cuando nos contó que pudo ver, sentir, casi tocar su alma… ? Que experiencia única, fuerte, tremendamente fuerte… Podemos escuchar su voz, esa voz que seguirá resonado en nuestro interior, porque es la voz con la que el Señor quiso llamarnos a cada una por nuestro nombre… es la voz con la que nos mostró su amor y predilección, la voz con la que nos señaló el camino…Es la voz de la vida del Espíritu que a través suyo nos regaló y nos sigue regalando cada día…

Querida, muy querida Madre, escribirle duele pero es a la vez bálsamo que calma; esperanza que nos ayuda a seguir caminando tras su huella en pos del ansiado Cielo… Estamos todas poniendo lo mejor de cada una, tratando de vivir esa maravillosa experiencia de Dios que Ud nos transmitió… no es fácil, es un desafío exigente pero a la vez grandioso: ¡ser una con Dios!... ¿Sabe que cuando leemos y releemos sus palabras o escuchamos sus grabaciones, parece que cobraran nueva vida? Sentimos fuego dentro, sentimos que renace el deseo vivir en plenitud nuestra consagración al Señor, de no escatimar medios… y sabemos que ahora contamos con la ayuda de su intercesión!... (pero no quita que la extrañemos, y mucho!...)

Los seres humanos no fuimos hechos para la muerte, sino para la vida… siempre la muerte será un desgarro en nuestro corazón, una herida, un misterio, un vacío, un interrogante, un siempre inesperado acontecimiento esperado, una paradoja… Pero Jesús la venció definitivamente, con su Pasión, Muerte y Resurrección, dándonos nueva vida, la que UD ya disfruta, Madre, para siempre, siempre!...

Estamos por comenzar la Semana Santa, la primera sin Ud. entre nosotras pero también la primera en la que una Adoratriz de la Eucaristía, nuestra Madre Fundadora, contempla ya cara cara al Dios vencedor de la muerte, al Dios vivo al que entregó su vida.

Hasta muy pronto Madre (el tiempo es relativo) … La queremos mucho! Y le pedimos su bendición del Cielo a la tierra

Sus hijas
Adoratrices de la Eucaristía

[volver a la sección anterior]

FUNDADORA - CARISMA - CONVENTO - NOTICIAS - PROYECTOS - ADHERENTES - CONTACTO Ruta Nacional Nº 9. Km 326,5 - Roldán - Santa Fe - Argentina