CUARESMA EN ESPÍRITU Y EN VERDAD.

Pensamiento sobre la Cuaresma que nos dejó Madre Concepción y que - siempre en la perspectiva de su espiritualidad - nos invita a vivir este tiempo de gracia haciendo propósitos firmes y concretos que nos ayuden a construir una interioridad verdadera puesta de manifiesto en el testimonio de nuestras obras.

Estamos viviendo el Tiempo de Cuaresma, tiempo fuerte, de conversión, de preparación, de interiorización…

Tiempo de penitencia, de ayuno y oración, tiempo de mayor silencio y escucha atenta.

Siempre es bueno, para no quedarnos en la letra, ir a lo concreto, a la vida, a las obras: ¿Cómo voy a vivir yo esta Cuaresma? ¿Cómo voy a acompañar a Jesús en el desierto? ¿cómo voy a asemejarme un poquito más a El?… Anotemos tres o cuatro propósitos, más grandes, más pequeños, no importa, lo importante es la firme determinación de cumplirlos y la intención que me mueve a hacerlos…

Pero hay algo más… No nos quedemos sólo en lo exterior: que ayune el cuerpo, sí, pero dejemos de alimentar también nuestras pasiones desordenadas, los vicios capitales que nos atan, nuestras envidias y celos; pongamos en jaque a nuestro propio “ego”…

Propongámonos hacer el Santo Via Crucis los viernes o todos los días, pero también ofrezcamos cargar la pequeña o gran cruz cotidiana con alegría, con esperanza, con Jesús…

Busquemos esos minutos de silencio que nos permitan adentrarnos en nosotros mismos, pero aprendamos también a hacer silencio interior, aún en medio del mundo… silenciemos nuestras quejas, nuestros enojos, nuestras rebeldías, nuestras secretas ambiciones, murmuraciones, etc, etc…

Leamos y meditemos la Palabra de Dios, para tratar de hacerla vida, para tratar de iluminar con ella nuestra vida… y así ser nosotros también, luz para los demás, por la palabra y sobre todo por el testimonio de vida…

Recordemos que somos espíritu, alma y cuerpo y debemos tratar de dimensionar nuestros actos en todos estos aspectos… Que todos crezcan a la par…

Así viviremos este hermoso tiempo en Espíritu y en Verdad… Y estaremos haciendo de nuestra vida una continua adoración a Dios, Uno y Trino. ¡Que vivamos pues una santa y fructífera Cuaresma!

[volver a la sección anterior]

FUNDADORA - CARISMA - CONVENTO - NOTICIAS - PROYECTOS - ADHERENTES - CONTACTO Ruta Nacional Nº 9. Km 326,5 - Roldán - Santa Fe - Argentina