EDIFICANDO LA CASA DE DIOS

Reflexión con ocasión del 28 Aniversario de Fundación de nuestro Instituto

Con ocasión de celebrar un nuevo aniversario de nuestro Instituto quisiera hacer llegar esta reflexión a todos sus miembros, religiosas y laicos adherentes a nuestra espiritualidad.
Vivimos tiempos fuertes.
Cómo ciudadanos de un mundo violento y alejado de Dios.
Como miembros de una sociedad consumista y hedonista, que sin caer en lugares comunes, bajo la apariencia de la libertad y de una supuesta “comunicación”, nos despersonaliza y nos hace sumamente débiles y vulnerables, dependientes, propensos a la depresión y al desánimo.
Cómo miembros más o menos activos de una Iglesia que lucha por curar sus propias heridas y a la vez asistir a tantos heridos por la vida.
Y también vivimos tiempos fuertes como miembros de un incipiente Instituto Religioso, que acaba de despedir de su vida terrena a su Fundadora y que comienza una nueva etapa en su historia, deseando con toda el alma seguir sus pasos… no los ya dados (que serán por siempre ejemplo y luz en el camino) sino los pasos que daría hoy, aquí y ahora… y para ello es imprescindible el discernimiento y sobre todo la asistencia del Espíritu Santo.
Me viene a la mente una frase de Santa Teresa que adquiere plena actualidad y nos llama a reflexión, nos moviliza: “No es tiempo de tratar con Dios asuntos de poca monta".
“Adoramos a un Cristo Vivo, aquí y ahora siempre. En Dios no hay tiempo, siempre es presente…los valores son siempre los mismos.Toda nuestra vida ha de estar orientada al Suma Bien”

La Madre nos dejó esas palabras como llave maestra.

“Esto da posibilidad en el futuro de poder extender la Fundación, siguiendo las normas de la Santa Madre Iglesia y sin salirse para nada del carisma Fundacional que es ahora y siempre la Adoración al Santísimo Sacramento…”

Por eso creo delante de Dios, que este año debemos concentrarnos todos en profundizar en la esencia de nuestro carisma, en los elementos que le son propios y que configuran su originalidad, cada uno de acuerdo a la misión y apostolado que desarrolle en el Instituto.
Pondremos de nuestra parte, en lo institucional y en lo personal, toda nuestra energía en ello, contando en primer lugar, por caridad, con las oraciones de todos.
Se lo debemos a Dios, porque el compromiso es ante todo con El… se lo debemos a nuestra Madre Fundadora, que dio todo de sí por la vida del Instituto y nos lo debemos a nosotros mismos...

A mis queridas Hermanas de Comunidad, Hermanas en Cristo, nuestro Esposo, y Hermanas en Madre Concepción les digo… no nos cansemos de cansarnos, de gastar y desgastar la vida en el servicio del Evangelio y del ideal al que hemos sido llamadas… Ejemplos no nos faltan… Jesús, la Sma. Virgen, Santa Teresa, San José y nuestra Fundadora… ninguno reservó nada para sí!... De cara al futuro el desafío es muy grande. “Qué esperas? Levántate...” le dijo el Señor a San Pablo (cuya fiesta hoy celebramos) "darás testimonio ante todos los hombres de lo que has visto y oído".
Levantarse, ponerse en movimiento, sacudir el polvo del camino y encarar el futuro con paso firme y con la confianza puesta en Dios.
Los tiempos fuertes pueden generar reacciones diversas… por un lado, podemos tener la tentación de aplicar nuestras energías a construir seguridades… como seres humanos la inclinación a hacerlo es muy fuerte… pero seguramente no pensaron así los grandes hombres y mujeres de la historia y especialmente los santos, que han de ser nuestros modelos.
Arriesgaron, pusieron cuerpo, alma, vida y corazón… no calcularon… nuestra Madre Fundadora no hizo cálculos humanos cuando fundó un convento de religiosas a los 63 años; y hasta el último día de su vida dio todo de sí, por amor a Dios, por un profundo amor a la Iglesia y por amor a las almas. Sigamos su ejemplo y continuemos edificando la casa de Dios, esta bendita casa espiritual que es nuestro Instituto, que ya está afirmada sobre sólidos cimientos.

A nuestros queridos hermanos laicos, miembros del grupo de Oración, Eucarísticos y Cireneos, Teresas y Josés del Espíritu Santo, Jóvenes y Colaboradores de Centro Integral… Formamos una gran familia que se congrega en torno a Jesús Eucaristía. Una gran familia que, como decíamos, tiene una casa espiritual donde cobijarse… Una gran familia unida en Dios y en el carisma propio que el Espíritu Santo inspiró a nuestra Fundadora. Una familia que siempre ha de estar abierta a la vida, es decir deseosa de seguir creciendo, de multiplicarse como las arenas del mar… Por qué?... Porque deseamos que el bien triunfe sobre tanto mal, porque nos mueve el celo por la salvación de las almas, la nuestra y la de todos… porque ansiamos que el Reino de Cristo llegue a todos los hombres… Ese es el fin de todo apostolado en la Iglesia.
Porque la oración, el ofrecimiento del dolor y la enfermedad, las obras sinceras de bien, el trabajo apostólico hecho por amor a Dios y a nuestros hermanos, sobre todo a los más necesitados, tiene un doble fin: por un lado ayudar por supuesto a sobrellevar, mejorar e incluso cambiar las realidades temporales, cooperando en la construcción de la ciudad terrena; pero sobre todo, ayudar a que nos ganemos el Cielo, y que “llevemos las almas a Dios”, como le gustaba decir a la Madre, colaborando en la edificación de la ciudad de Dios.

El mundo está ardiendo!!!... Dejemos que el Amor de Dios, el que busca el bien, el que se sacrifica hasta la Cruz, el que da la vida, el que perdona, el que es capaz de pasar por encima de todas las diferencias con tal de ganar un alma, el que se da por entero, el que calla, el que extiende una mano, el que sale en busca de la oveja perdida, el que ora incesantemente, el que se entrega al punto de hacerse alimento, Eucaristía, Pan de Vida… dejemos que ese Amor del Padre, manifestado en su Hijo, pueda también con Él, por Él y en Él, manifestarse en cada uno de nosotros haciendo cada día Su Voluntad… En esto consiste en realidad Adorar…
“Adorar a Dios, amar a Dios, es sencillamente hacer su voluntad” (Madre Concepción)

Contamos con las oraciones y el acompañamiento de todos, para ser siempre fieles al Espíritu. Dios les bendiga.

Hna Karina de Jesús A.E.

Roldán, 25 de enero de 2018.
28 Aniversario de nuestra Fundación

[volver a la sección anterior]

FUNDADORA - CARISMA - CONVENTO - NOTICIAS - PROYECTOS - ADHERENTES - CONTACTO Ruta Nacional Nº 9. Km 326,5 - Roldán - Santa Fe - Argentina