Comenzar a ser contemplativos

Termina un año más... Éste ha sido muy particular. Por ese bendito misterio de Dios no podemos imaginarnos que pasará ni siquiera en los próximos minutos... lo que sí sabemos es que nada sucede porque si...

Nuestros cabellos están contados y no se cae uno solo sin que nuestro Padre del Cielo lo permita. Así, cada acontecimiento, cada hecho, por doloroso o por gozoso que sea, encuentra su lugar en la grilla del plan de Dios y se va armando la trama de nuestra historia, personal y comunitaria.

Todo encuentra su sentido en Él y podemos descansar... El silencio ayuda mucho (cuántas veces nos lo dijo nuestra Madre Fundadora!). Un tiempo de silencio ante Jesús Eucaristía es “reconstituyente”…

Al final del día (y cuanto más al finalizar el último día del año) hagamos silencio un momento, detengámonos y tratemos de aquietar las emociones: Todo se verá con mayor claridad, en paz, y podremos descubrir el lenguaje de Dios que como nos insistía nuestra Madre, “nos habla a todas horas"... Esto es ya comenzar a ser contemplativos...

Podremos ver el camino recorrido y reconocer y agradecer a quienes nos han acompañado y a quienes nos han guiado... Despedir en Paz a los que han partido y dar las gracias a Dios por los recién llegados… Podremos así mirar con ojos nuevos y descansados el presente y tomar fuerzas para recorrer lo que aún queda por delante, sabiendo que la vida en esta tierra es eso: camino y no meta…

Cada nuevo año es una oportunidad. Un volver a acercarse al momento primigenio en que Dios modela nuestra arcilla con su mano creadora y sopla su Espíritu dando forma a nuestra humanidad, ahora desgastada por el trajín del viaje y tan necesitada de su Amor y Misericordia para continuar caminando!... Que tengamos un bendecido 2018!

[volver a la sección anterior]

FUNDADORA - CARISMA - CONVENTO - NOTICIAS - PROYECTOS - ADHERENTES - CONTACTO Ruta Nacional Nº 9. Km 326,5 - Roldán - Santa Fe - Argentina