Caminando en esperanza...

Al cumplirse tres meses de su partida a la Casa del Padre, al terminar el día, ya en vísperas de la nochebuena, quitaremos del perfil de nuestras redes sociales el logo con la franja negra que expresa el luto por el fallecimiento de nuestra Madre Fundadora y volveremos a colocar el logo original de ADORATRICES de la EUCARISTIA.
Es difícil, muy difícil, elegir un día para hacerlo. En nuestra condición humana, como cristianos, dolor y esperanza son nuestros compañeros de camino, y forman esa bendita Cruz que se abre a la vida...

Nunca se borrarán las oscuras líneas, los profundos valles de dolor que dejan en nuestro corazón y en nuestras almas la pérdida de un ser querido. Formarán parte ya de nuestro paisaje interior por siempre(como siguen formando parte del Cuerpo Glorioso de Cristo sus benditas llagas).

Pero a la vez, se levantan las colinas de la esperanza que nos invitan a seguir caminando, a mirar adelante, como hicieron los mismos a quienes hoy lloramos... Como lo hizo magistralmente nuestra Madre Fundadora a lo largo de sus 90 años.

Celebraremos la Navidad con sencillez pero abriendo de par en par las puertas de nuestro Corazón a Jesús. Lo haremos como le hubiera gustado a nuestra Madre Fundadora...

Hay mucho por hacer (decía siempre), hay que seguir adelante...Su gran deseo era salvar las almas, llevarlas a Dios y por ello trabajó de manera incansable hasta el último día de su vida. Y hemos de seguir, sabiendo que este HOY es nuestra única pertenencia... Dios es PRESENTE y es ese PRESENTE ETERNO el que nos invade cuando en cada Misa el Espíritu Santo vuelve a hacer la Eucaristía... En momento sublime en que cielo y tierra se unen, estamos muy muy cerca de nuestros seres queridos que ya han marchado , compartiendo con ellos el triunfo de Cristo sobre el pecado y la muerte.

Madre Concepción
Madre Fundadora
Madre de nuestras almas
Madre en el espíritu
Simplemente ¡Madre!
La llevamos en nuestro corazón.

Su Luz seguirá guiando el camino de todas las Adoratrices de la Eucaristía! Y su presencia nueva sin las limitaciones terrenas, acompañará por siempre a todas y cada una de las Hermanas, sus hijas y a todos los miembros de esta bendita obra que el Señor le ha encomendado… los que estamos y los que vendrán hasta el fin de los tiempos… Nosotras tuvimos la gracia inconmensurable de compartir sus días sobre esta tierra… Quiera el Señor que sepamos transmitir y hacer fructificar la riqueza espiritual que nos legó.

La llevamos en nuestro corazón y en nuestra alma…
Nadie podrá quitar de allí la honda línea de dolor que dejó su partida...
Pero nadie tampoco podrá quitarnos la Esperanza de encontrarnos un día en el Cielo.

[volver a la sección anterior]

FUNDADORA - CARISMA - CONVENTO - NOTICIAS - PROYECTOS - ADHERENTES - CONTACTO Ruta Nacional Nº 9. Km 326,5 - Roldán - Santa Fe - Argentina