El día que nuestro alfajor llegó a manos del Papa Francisco

Cuando el Santo Padre Francisco tomó en sus manos la canasta de mimbre con los alfajorcitos de maicena, fue cómo si el mismo Jesús lo hiciera y aceptara la ofrenda de casi veinte silenciosos años de trabajo escondido y apostolado. Tantos recuerdos pasan por nuestra mente!... 
Recién comenzaba la Fundación y había que sostenerse..  la Madre no cesaba de rezar. Escuchó un día  los consejos de Juan Pablo II a las religiosas...los tiempos ya no eran los de antes y convenía que cada Monasterio buscara su propia industria para sostenerse ( indispensable también para la autonomía)...  y la Madre comenzó a pedirle a Dios una industria!... 
Y todas pedíamos con ella,  esperando la manifestación de la voluntad de Dios... probamos haciendo rosarios,  pintando cuadritos, armando y bordando punto cruz estuches para rosarios... pero no parecía ser por ahí...
Un día hicimos el primer intento con las tapitas de alfajor...  "Hagan algunos,  dijo la Madre, y los salimos a ofrecer en las casas de la zona, en el fin de semana" Era verano y la zona se poblaba de gente de Rosario que  venia en busca de descanso..
Así lo hicimos... los primeros fueron enormes,  armamos unas pocas bandejas de a media docena y los embolsamos prolijamente.
Y ahora venia el siguiente desafío ( la Madre lo sabía!)...  salir!  Hasta ese momento nuestra vida transcurría prácticamente dentro del Monasterio, excepto por las salidas al médico o en busca de provisones o algún apostolado muy concreto...
Salir y salir caminando casi sin rumbo!
Así lo hicimos,  de a dos por supuesto...  cargando los alfajores en una cajita de cartón...
Caminamos, caminamos,  caminamos...  tocamos timbre en una y otra casa,  nos dabamos a conocer y les decíamos el motivo  de nuestra visita...
Algunos nos miraban extrañados,  otros con simpatía, otros con indiferencia, otros nos ignoraban directamente...  Había que seguir.... salir,  caminar... hasta que un señor creemos que mas por caridad que por necesidad nos compró la primera y única bandeja que ubicamos ese día..  bendito sea Dios y bendito ese señor,  que sin saberlo,  abrió un camino nuevo,  " en salida".
Luego se fue repitiendo la experiencia pero a medida que pasaba el tiempo Dios,  en su Sabiduría infinita y a través d nuestra Madre Fundadora y de las mismas experiencia vividas nos iría revelando su plan ... " no salimos a vender" nos dirá nuestra Madre, es nuestro apostolado...  la gente no va a las Iglesias,  pues salgamos nosotras " ( y el alfajor y luego los demás productos,  ) fueron el medio,  la excusa,  el vehículo para llegar a cientos de hogares!...
El cambio que significó para nosotras " salir" fue muy grande!
El salir implicaba  abandonar el lugar seguro
Salir implicaba asumir responsabilidades y riesgos.
Salir eran desafío
Exponerse y exponer la comunidad a los ojos del mundo ( y una comunidad  recién nacida con la fortaleza del fervor fundacional y la fragilidad de lo nuevo, de lo recien nacido)
Salir significaba crecer,  hacerse grandes
Significaba enfrentarse al mundo....  no al exterior, sino  al que cada una llevaba dentro ...
Salir significaba ante todo DAR TESTIMONIO DE DIOS, sin predicas, ni consejos, sino simplemente con la presencia, la sonrisa, el esfuerzo,  el trabajo,  la oración...

Por eso fue tan clara y tan elocuente para nosotras aquella primera homilía del Papa Francisco a los Cardenales!

Y salir sigue significando cada día  todo eso y más!
Es abandonar el. Centro de nosotras mismas para llegarnos a las periferias (las propias y las de los demás)

Reconocer los limites y las limitaciones pero con la confianza puesta siempre en el Señor, que es el único que en definitiva puede obrar el cambio

La Madre nos regaló el primer canasto de mimbre...  Recuerdo como si fuera hoy el dia en que lo compró...  lo eligió cómo elige el artesano la herramienta más preciada...  con ese amor y con esa seriedad...  con esa gravedad...

La mirada y la acción maternal de la Madre acompañando cada etapa de nuestro crecimiento es indescriptible. Siempre uno tiene esa "sensacion" de que sabe mas de lo que dice pero que tiene esa humildad y ese amor tan grandes que le permiten callar para que seamos nosotras mismas quienes hagamos la propia experiencia y nos echemos a andar... que salgamos...

[volver a la sección anterior]

FUNDADORA - CARISMA - CONVENTO - NOTICIAS - PROYECTOS - ADHERENTES - CONTACTO Ruta Nacional Nº 9. Km 326,5 - Roldán - Santa Fe - Argentina