LA EUCARISTIA ADORADA

LA CENTRALIDAD DE LA EUCARISTÍA ADORADA…
ADORACIÓN CONTINUA POR TURNOS.

Nuestra vocación es la Adoración: "Solamente se adora a Dios y adorar es hacerse uno con su Voluntad (...) no es solamente amarle con todo nuestro ser, sino en todo momento no querer ni desear nada más que su Voluntad, servirle y admirarle y contemplarle…vivir pendiente de El, aún haciendo naturalmente lo que se debe hacer…" (Madre Concepción)

La Adoración Eucarística tiene su centro y cima en la celebración diaria de la Santa Misa y se prolonga a lo largo de toda la jornada en ininterrumpidos turnos de adoración que realizamos las Hermanas.

Así mismo, la adoración vivida como la aceptación gozosa de la voluntad de Dios, a imitación de la Sma. Virgen, abarca todos los aspectos de la vida comunitaria y personal y es la misión fundamental del Instituto, cuyo aporte a la Iglesia y al mundo siempre será primeramente espiritual.

Cada día comprobamos la actualidad de la vocación a la que el Señor nos ha llamado. La Eucaristía, el Misterio de la Fe por excelencia, sigue siendo desconocida no solo por hombres y mujeres que no pertenecen a la religión católica, sino por muchos católicos que sencillamente no se acercan al Santísimo Sacramento porque no saben que es (o mejor dicho Quien es…). Este es un gran desafío que se nos abre a las Adoratrices de la Eucaristía. Dar a conocer a Jesús Eucaristía, principalmente a través de la oración ( adoración) y del testimonio de vida y también desde nuestra misión social.


EUCARISTÍA Y MISIÓN SOCIAL

Mirar la realidad
POR LA EUCARISTÍA
CON LA EUCARISTÍA
EN LA EUCARISTIA

Es comenzar a ver al Ser Humano en su verdad existencial, en su verdadera dimensión y sobre todo comprender la grandeza de la plenitud a la que está llamado y de la cual Cristo, Verdadero Dios y Verdadero Hombre, es su fuente y su cumbre…
La misión social madura en el encuentro personal con Jesús en la Celebración y adoración Eucarística y nos impulsa a salir en busca del hombre para llevarlo al encuentro con el Señor de la Vida y en El con su propia dignidad, y con sus hermanos…
Es la base de todo auténtico desarrollo humano y de su sustentabilidad. El trabajo es arduo, y exige de muchas energías, de esfuerzo y sacrificio, de voluntad pero por sobre todo, de mucho,
mucho AMOR y RESPETO


FORMACIÓN EUCARÍSTICA

"Construir la interioridad no es cosa de un día... Es un trabajo arduo, exige el esfuerzo cotidiano, la lucha del día a día con nuestras propias pasiones, con nuestros criterios y con los del mundo (que muchas veces están todavía muy vivos en nosotros), con la tendencia a comunicarnos irreflexivamente, con nuestra racionalidad... "(Madre Concepción).

FORMAR EL ESPÍRITU… FORMAR EL CORAZÓN… EN LA FRAGUA DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO...

DIOS NOS HABLA
Hay que ir entendiendo el lenguaje de Dios; es muy sutil. El nos habla continuamente… ¡lo escuchamos?... El tiempo que podamos estar ante el Sagrario es el mejor regalo que nos podemos hacer. La Adoración en silencio nos ayuda mucho porque allí Dios nos habla,,,. ¿Cómo?... ¿Sale y da un discurso?... ¡No!!! Nos habla al corazón… (Madre Concepción)

EL DON DE ORAR
Cierren sus ojos y vayan a lo más profundo de sus corazones y pidan a Dios el don de orar. Y si quieren ayudar a alguien digan : ¡Oh, mi Dios! ¿Qué puedo hacer por esta persona? (Madre Concepción)

DISFRUTAR DE LA PRESENCIA DE DIOS
Disfruten la Presencia Real de Jesús en la Eucaristía. Ante El todo lo demás desaparece porque El, con su sola Presencia lo embellece todo. Dios nos está pidiendo que lo adoremos y lo disfrutemos. (Madre Concepción)

[volver a la sección anterior]

FUNDADORA - CARISMA - CONVENTO - NOTICIAS - PROYECTOS - ADHERENTES - CONTACTO Ruta Nacional Nº 9. Km 326,5 - Roldán - Santa Fe - Argentina