San José, Patrono de la Iglesia y de nuestro Monasterio

San José, Custodio y protector de Jesús y de la Sma Virgen, lo es también de nuestra familia religiosa. En él encontramos un claro modelo de "vida oculta con Cristo en Dios" (cfr Col. 3,3) marcada por el silencio y el fiel cumplimiento de la Voluntad Divina y apoyada sobre dos sólidos pilares: la oración y el trabajo en el servicio del Reino.
Nuestra Madre Fundadora ha escrito unos hermosos versos dedicados a San José, donde describe muy bien su misión y la referencia concreta a nuestro Carisma."San José era carpintero/ni siquiera pescador/ no era su misión, yo creo/ convertir al pecador".Carpintero. Oficio sencillo y digno, como es digno cualquier trabajo honesto que el hombre pueda realizar, ya que -como nos ha enseñado nuestra Madre- NO ES EL TRABAJO EL QUE NOS DIGNIFICA A NOSOTROS SINO NOSOTROS LOS QUE DIGNIFICAMOS NUESTRO TRABAJO, toda vez que lo hacemos bien, dando de nosotros lo mejor, y buscando la gloria de Dios y el bien de nuestros hermanos.
Dios, en su providente Sabiduría, asignó a José de Nazaret una misión de particular importancia: introducir legalmente a Jesús en la estirpe de David de la cual, según la promesa (2 Sam 7, 5-16. 1 Cron 17, 11-14), debía nacer el Mesías Salvador, y hacer de padre y protector para Él. ¿Cómo realizó San José formidable tarea? ¿cómo y de qué manera él, un humilde carpintero, educó y formó al mismo Hijo de Dios? Pues, muy sencillo -nos sigue diciendo nuestra Madre- lo hizo mediante el trabajo, en su taller de carpintería, escuela de vida, escuela de recogimiento y de interioridad, de laboriosidad y servicio, donde la plegaria y el trabajo se funden bellisimamente.
"¡Cómo quisiéramos ser otra vez niños y volver a está humilde pero sublime escuela de Nazaret!" (cfr Pablo VI Alocución en Nazaret, 5 de enero 1964),Hoy comienza la Novena al Patriarca San José, Protector y Patrono también de la Santa Iglesia. Por ello les invitamos a unirse al Instituto en estos días tan especiales y rogar por nuestros Cardenales y por nuestro futuro Sumo Pontífice con quién podremos, seguramente, celebrar jubilosos la Solemnidad de San José. ORACION A SAN JOSEOh, gloriosísimo Padre de Jesús, Esposo de María, Patriarca y Protector de la Santa Iglesia, a quien el PAdre Eterno confió el cuidado de gobernar, regir y defender en la tierra la Sagrada Familia; protégenos también a nosotros, que pertenecemos, como fieles católicos, a la santa familia de Tu Hijo que es la Iglesia, y alcanzanos los bienes necesarios de esta vida y sobre todo los auxilios necesarios para la vida eterna. Alcánzanos especialmente estas tres gracias: la de no cometer jamás un pecado mortal, principalmente contra la castidad; la de un sincero amor y devoción a Jesús y a María y la de una buena muerte, recibiendo bien los últimos Sacramentos. Concédenos además la gracia especial que te pedimos cada uno en está novena. (pídase con fervor y confianza la gracia que se desea obtener)

[volver a la sección anterior]

FUNDADORA - CARISMA - CONVENTO - NOTICIAS - PROYECTOS - ADHERENTES - CONTACTO Ruta Nacional Nº 9. Km 326,5 - Roldán - Santa Fe - Argentina