Palabras expresadas antes de comenzar la misa por la Celebración de los 20 años.

Nuestro Instituto cumple 20 años y nos hemos reunido en la Santa Misa, para darle gracias a Dios… Muchas personas también están hoy unidas espiritualmente a esta celebración, de Argentina y de otras partes del mundo…

Hace 20 años sólo había una mujer de 62 años, con esposo, hijo y nietos, con una vida hecha, con una trayectoria de años al servicio de la Iglesia, reconocida por su espíritu de oración, por su experiencia del Dios Real y concreto, por su capacidad de organización, por ser una trabajadora incansable, de la mañana a la noche, madre espiritual de sacerdotes y de muchas almas… Con una vida hecha, repito, pero abierta siempre, como toda verdadera alma de oración, a lo que Dios en su Voluntad dispusiera.

La fuerza del espíritu de esa mujer era tal, que atrajo en torno suyo a algunas jóvenes que querían consagrarse y seguir más radicalmente a Cristo y que veían en ese carisma que la Sra. De Bossi transmitía la vocación a la que se sentían llamadas.

Humanamente, arriesgar toda una vida para embarcarse en esta nueva empresa, con cuatro jovencitas adolescentes casi todas, y sin tener absolutamente nada más que el Espíritu que movía era (y es) una locura… Humanamente es una locura y muchos, mirándolo humanamente también lo pensaron y quizá aún hoy lo piesan… No es fácil, no ha sido fácil, luchar contra viento y marea, aferradas sólo a la Fe en Dios y a la seguridad de que es El quien pedía el inicio de una nueva obra, fuego nuevo para la Iglesia…

La Sra. De Bossi, con su débil salud de hierro a cuestas, firme y sabiamente dirige el timón… La Iglesia otorga el permiso para comenzar una experiencia… Casi a hurtadillas, en silencio, como comienzan las obras de Dios, las cuatro jóvenes dejaron su casa, sus proyectos, su familia para comenzar una nueva vida en comunidad en una casita prestada… Materialmente no había nada: no había convento, no había hábito, no había muebles, y se consagraban a adorar continuamente al Santísimo Sacramento, aunque tampoco tenían en la improvisada capillita a Jesús Sacramentado (y hubo que esperar más de un año para que llegara…) Sólo estaba la Obra en Espíritu, en ese Espíritu que la Madre vivía y transmitía… Era el 25 de enero de 1990… La alegría de las hermanas era indestriptible… Nuestra Madre Fundadora también estaba felíz, aunque con la consciencia de que en Dios y para Dios, no hay nacimiento, que no deba pasar por la cruz (así fue la vida de Jesús en la tierra, de ese Jesús al que nos comprometemos cada día a seguir más de cerca).

Este es el hilo, el eje de la historia. Muchas personas, circunstancias y hechos han pasado a lo largo de estos años… Cada uno, en el plan de Dios ha tenido y tiene su lugar y su sentido…

Hoy Dios nos hace el mayor de los regalos: esta Misa de Acción de gracias, con la presencia de nuestra Madre Fundadora, que con sus 82 años, sigue guiando, firme y sabiamente el timón de esta creciente fundación… La vida de la Madre, desde siempre, ha sido elocuente… Hoy nos habla por las obras y por ese espíritu que sigue fructificando en muchas almas.

Le rendimos pues un filial homenaje de profunda gratitud.... Su ejemplo de vida consagrada a Dios, su entrega y fidelidad a su Sta Voluntad, son nuestra luz y guía. Que Dios le bendiga Madre y bendiga también en Ud. a su familia, a sus seres queridos y a toda la Obra.

¡Gracias Madre!

En nombre también de nuestra Fundadora, agradecemos al Padre Pettinari por la Santa Misa de cada día, y a todos los que de alguna manera han formado y forman parte de nuestra historia. En esta celebración les tenemos especialmente presentes.

[volver a la sección anterior]

FUNDADORA - CARISMA - CONVENTO - NOTICIAS - PROYECTOS - ADHERENTES - CONTACTO Ruta Nacional Nº 9. Km 326,5 - Roldán - Santa Fe - Argentina